POESÍA NAZI

No es un secreto que entre las filas del Partido Nacionalsocialista figuraban científicos, intelectuales y artistas realmente comprometidos con la causa, recuérdese al premio Nobel de Literatura Knut Hamsun; también había quienes mantenían una relación ambigua con la ideología nazi, como es el caso tan sonado del filósofo Martin Heidegger; mientras que en algunas otras ocasiones era el propio Partido Nacionalsocialista quien evidenciaba cierta predilección hacia artistas y obras sin el aval de éstos, tal como sucedió con toda la filosofía de Nietzsche, de quien nunca se sabrá su postura personal hacia el nacionalsocialismo.

Alguna vez escuché a un gran intelectual y conocedor de la cultura algo como que todos los grandes artistas tendían a ser buenas personas. Es verdaderamente difícil juzgar un pasado histórico de manera general, sobre todo un contexto histórico y social que, como dijera Adorno, «burocratizó el mal»: hacer el mal era un trabajo asalariado.

Sobre los poetas que demostraron simpatías con el nazismo, y antes con el fascismo, sobrevuela un aura incómoda, enigmática e inquietante. Recuerdo ese particular tono de una temblorosa belleza malvada que Roberto Bolaño logró plasmar en su novela La literatura nazi en América. Es decir, es algo bello, pero perturbador.

La mayor parte de los poetas afiliados al nazismo/fascismo escribieron una poesía menor, únicamente panfletaria, cuyo valor yo creo que radica en la extrañeza y curiosidad. Por ejemplo, poseo entre mis libros un poemario llamado Il poema del soldato ignoto, de Eugenio Coselschi, un orgulloso embajador del régimen fascista que llevó su ideología por toda Europa. Sé que el poema es una rareza entre lectores hispanohablantes, y que permanece sin traducción alguna, sin embargo me he negado a traducir una sola palabra de él, por razones que no me he podido esclarecer. En realidad, no se pierde mucho.

Es más complicado el caso de autores de sobrada calidad que hicieron eco de su afiliación a los ideales del nazismo. Personalmente, soy de los que opinan que la obra se hace al margen de la vida del autor. La calidad y belleza de esta poesía sobreviven al horror:

Tomás Marinetti

Tal vez el poeta fascista más famoso, y quizás el mejor. Y digo fascista porque en realidad era un comprometido y orgulloso portador de los ideales del fascismo italiano. Simplemente sus ideas a favor del nacionalismo de ultraderecha calzaban perfecto con el fervor aristocrático, belicista, anarquista y militarista del fascismo de inicios del siglo XX.

En tanto político militante no solo creó manifiestos en donde asemejaba la poesía del futurismo con la del fascismo, sino que llevó su prédica a la acción: se enroló para la guerra de Italia con Eritrea, y en el frente que hizo Italia a Rusia durante la segunda guerra mundial, siendo casi siempre fiel y leal a Mussolini, tanto así que el Estado Fascista rindió homenaje al poeta al momento de su entierro.

La poesía futurista y el fascismo encontraron muchos y radicales puntos en común: el amor a la velocidad, al movimiento, a la industria y el trabajo de obrero, a la fuerza de hombre (lo que a su vez significaba un repudio hacia la mujer), a la necesidad de la desigualdad, y principalmente, a la glorificación de la lucha y de la guerra. Marinetti creía que la guerra era la única higiene del mundo. Sus palabras eran:

No hay belleza sino es en la lucha.

Con todo, debo decir que su trabajo como poeta siempre ha sido valorado:

… Aplasta, oh mar, las ciudades con sus corredores de catacumbas
y aplasta eternamente a los viles,
los idiotas y los abstemios,

Ezra Pound

Me corrijo: no es Marinetti; éste sí es el poeta fascista más famoso, que además acompleja toda la figura entorno a su persona cuando se tiene en cuenta que se trata de uno de los mayores genios de la literatura del siglo XX. Pound es un maestro. Uno de los poetas más respetados de siempre, obviando y desvinculando el hecho de que fue un panfletario beligerante del fascismo, antisemita sin velos, y antiamericano a todas voces, es decir, opuesto a los ideales capitalistas de su patria, motivo por el cual fue calificado de «traidor».

Solo se salvó del fusilamiento al ser diagnosticado como «mentalmente irresponsable». Estuvo encerrado en un hospital psiquiátrico durante doce años (lugar en donde escribiría gran parte de sus obras maestras). Al salir, lo primero que hizo Pound fue trasladarse a Italia y recibir a quienes lo esperaban en el aeropuerto con el típico saludo romano, emblema del Estado Fascista.

Es sabido que el maestro Pound llegó a opinar que Hitler era un santo.

Agnes Miegel

Cuesta creer que una dotada de la poesía fuese reconocida también por su flagrante antisemitismo, lo que la llevaría a firmar el «Gelöbnis treuester Gefolgschaft» (Proclamación de Lealtad de Autores Alemanes), proclama de adhesión al Nacionalsocialismo, junto a otros 87 escritores, entre los que también figuraba otra poetisa: Ina Seidel.

Tiempo después Miegel se afiliaría al Nationalsozialistische Frauenschaft, que vendría siendo el ala femenina del partido nazi.

Su lealtad a los ideales del nazismo la llevaron a ser declarada por el propio Hitler como un «activo nacional destacado».

Realmente queda a consideración de la posteridad si existía contradicción en una poeta que escribía sobre la magnificencia de la vida humana, sobre el amor a la naturaleza y a la vida en el campo, a la vez que manifestaba una ferviente lealtad y un incondicional apego a los «valores» del nazismo.

Miegel, como Marinetti, llegó a glorificar la guerra, y especialmente, a las madres que habían parido a toda raza de los alemanes supremasistas.

En cuanto a poesía (pues también practicó la narrativa) destacan dos odas que escribió a Hitler.

Siendo la poesía personificación del alma y de lo más profundo de un ser, tal vez este verso que Miegel publicó en 1951 nos diga todo acerca de lo que es en misterio esta poesía

odiar nada, pero odiar

¿Cómo un verso puede ser tan terrorífico?

amistad y amor amor en griego amor maternal amor platónico amor propio avestruz etimología caballo etimología caballos famosos caballos famosos de carreras caballos famosos de la literatura caballos famosos de los cómics caballos famosos de los videojuegos caballos mitológicos caballos más famosos de la historia caballos más famosos del mundo dios azteca del viento dios chino del viento dioses de los vientos dioses griegos de los vientos dios japonés de los vientos dios sumerio del viento efialtés etimología Ehécatl eros etimología de los animales etimologías etimologías grecolatinas featured gato etimología hipopótamo etimología incubo etimología mariposa etimología murciélago etimología muñecas artesanales del mundo nightmare etimología orangután etimología origen de los nombres de los animales palabras griegas palabras griegas para el amor palabras para el amor palabras para las pesadillas perro etimología pesadilla etimología philia poesía

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s